Mis Putas y Yo (Memorias Tristes). Leed un poquito…


MIS PUTAS Y YO (MEMORIAS TRISTES). FRAGMENTO.

(…) Los cinco sepultureros llegaban empujando el carrito atestado de flores. Lo supe por sus risas y comentarios.

-Preciosa -susurré al oído de mi novia-, ¿te has fijado si está por ahí Pope? -. Pope era el tío con el que me había pasado gran parte de la noche anterior en el tanatorio.

-No -me respondió-. He estado con Elena. Me ha dicho que anoche Jose bebió mucho, y que casi se matan cuando salieron del velatorio -y me besó dulcemente en la mejilla.

¡Ah, Verónica! Espero que algún día me perdones lo que te pude hacer, estés donde estés.

Sonreí porque no sé si José, conocido mío y novio de Elena, bebió mucho o no, pero lo cierto es que no desacopló el brazo de la barra del bar del tanatorio en las dos horas que estuvieron allí. Tal vez fuese su afectación.

Probablemente si no se pegaron una ostia con el coche fue porque dios no lo quiso, porque aparte de que es una de las personas más torpes que he visto -si bien prudente-, al volante, no aguanta una mierda bebiendo.

Cuando Verónica me besó cariñosamente yo la estreché entre mis brazos. Ella se estremeció. Desconozco el motivo de mi reacción de entonces, pero ella debió notarlo, de hecho lo notó puesto que lo referimos en varias conversaciones posteriores, y como para no notarlo. Mi pene martilleaba su columna vertebral.

“Oremos. Señor Jesucristo, tú permaneciste

tres días en el sepulcro, dando así a toda

sepultura un carácter de espera en la esperanza

de la resurrección. Concede a tu siervo reposar

en la paz de este sepulcro hasta que tú,

resurrección y vida de los hombres,

le resucites y le lleves a contemplar la luz de tu rostro.

Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos”.

Y muchos de los asistentes dijeron con él: Amén.

Yo no, ni mi novia tampoco.

Ni Pope, que el muy cabrón tenía los ojos como platos y al que no había visto porque deambulaba por entre los cipreses y ocultándose tras sus gruesos troncos, como jugando él solo a algún juego de su invención.

-¿Ha terminado ya? -oí preguntar a uno de los enterradores que se habían quedado no muy lejos de mí por ser yo uno de los que habían cerrado la procesión.

– No, ahora soltará su rollo socio-político. ¡Será hijoputa!

Y lo cierto es que atinó, porque éste comenzó:

“Queridos hermanos y amigos (…)

((Memorias Tristes)

((Memorias Tristes)

Anuncios

~ por Aura G. en 7 diciembre, 2012.

Una respuesta to “Mis Putas y Yo (Memorias Tristes). Leed un poquito…”

  1. […] Mis Putas y Yo (Memorias Tristes). Leed un poquito…. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Francisco Belmonte. Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

Escritos, novelas, poemario, desvaríos...

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

A %d blogueros les gusta esto: